Guía o empresa local

Gestor del riesgo y figura de turismo sostenible

“El guía no escala para sí mismo: abre las puertas de sus montañas como el jardinero las verjas de su parque. La altitud es un marco maravilloso para un trabajo, escalar le procura un placer que nunca le cansa, pero sobre todo le satisface la felicidad de aquel a quien acompaña. Sabe qué determinada excursión es particularmente interesante, que en tal lugar se goza de una magnífica vista, que cierta arista de hielo es bella como un encaje; no dice nada, pero la sonrisa de su compañero al descubrirlo es su recompensa. Si el guía no pensara conseguir más placer que el de su propia escalada, quedaría defraudado y se cansaría pronto de la montaña… Pero su felicidad proviene de un sentimiento más profundo: su parentesco con la montaña y con los elementos, como el campesino con su tierra o el artesano con la materia que trabaja”. Gastón Rébuffat

Laguna La Mosca. Parque Nacional Sierra Nevada

¿Seguridad o salvamento?

Las noticias de caídas, insolaciones o extravíos llegan con el buen tiempo. Senderistas, montañeros/as se adentran en parajes naturales conocidos o desconocidos en toda la geografía española. Factores como el exceso de confianza, la niebla, un simple resbalón o la inconsciencia pueden derivar en una desgracia. Porque una ruta fácil se transformará en cuestión de segundos en difícil. Dependerá de las condiciones físicas, climatológicas, de la indumentaria inapropiada o la dificultad del terreno. En cualquier actividad llevada a cabo en un espacio natural, deberemos saber cuáles son nuestras capacidades, habilidades y conocimientos. El resultado se traducirá en éxito o en fracaso.

Tormenta. Loma de Enmedio. Postero Alto. PN Sierra Nevada

Conocer los peligros objetivos y subjetivos

Como resultado con mayor frecuencia suceden accidentes en montaña. La mayoría por lesiones leves o extravíos, otros revierten en gravedad. El número de casos aumenta en esta época del año.  Nadie está exento/a de equivocarse, es uno de los ingredientes clave. No somos inmunes a un accidente. Por lo tanto es necesario alertar de los peligros de adentrarse en una actividad deportiva sin guía local.

Pedro Partal es guardia civil de rescate en montaña, pertenece al Ereim de Arenas de San Pedro (Ávila). Ha estado en el Sereim de Granada, en el Greim de Potes (Cantabria) y el de Roncal (Navarra). Desde 1.989 realiza rescate en montaña. En su página encorda2 escribe sobre los peligros objetivos y subjetivos.

Peligros objetivos: Están presentes en la montaña serian todos aquellos que no podemos controlar. Cada tres años cae parte de un serac, pasamos debajo de él con la confianza de que no nos tocará; después de llover cae alguna piedra en un lugar por donde pasamos habitualmente para ir a escalar. No podemos hacer nada para evitar que caiga la piedra.

Peligros subjetivos de la montaña: Dependen totalmente de nosotros, como puede ser, hacer una actividad que nos supera física o técnicamente, exceso de confianza, no conocer técnicas de auto rescate, ser demasiado optimistas con las probabilidades de que no pasará nada, asumiendo demasiados riesgos. Falta de entrenamiento o impericia en técnicas necesarias”. Fuente información: encorda2

Pico del Caballo. Parque Nacional Sierra Nevada

Empresa o guía local

Contratar a un/a guía local o los servicios de una empresa de turismo activo aporta calidad a la actividad y valor al destino que vamos a visitar. Por encima de todo, la labor de un/a profesional es sinónimo de seguridad. Sin duda es como un seguro de vida. O al menos los posibles riesgos que existan se minimizarán. Por su amplio conocimiento del medio en el que vamos a movernos y del material que vamos a necesitar. Y además nos hará disfrutar de una experiencia inolvidable. En definitiva es una opción inteligente.

Barranco de La Bolera. Pozo Alcón

Contribuye y favorece la economía local

Está claro que quien ama su oficio lo transmite a un colectivo determinado con pasión. En el caso del/a guía local lo hace de forma que potencia el desarrollo del lugar donde trabaja. Porque es el nexo de unión entre los/as visitantes y el paraje o localidad. Por ejemplo generando empleo, publicitando los pequeños comercios, la artesanía, aconsejando los mejores restaurantes, los hospedajes con encanto, qué ver y qué comprar. Nadie como él o ella para orientar e incitar a otras personas. A que salgan a descubrir una hermosa tierra concreta. En consecuencia invita al viajero o viajera a cuidarla, protegerla y conservarla. Es su deber moral y profesional.

Vía ferrata “La Rendija”. La Puebla de Don Fadrique

Conclusiones

Es evidente que hay muchas razones positivas. Y los beneficios de contar con los servicios que nos prestará un/a guía son diversos. En primer lugar adquiriremos conocimientos generales, nos ahorrará tiempo, conoceremos sitios alternativos. Le sigue la seguridad, aprenderemos más y mejor, gestionará nuestras necesidades y las solventará. La guinda será, si te tropiezas con uno/a que ame su oficio te hará ver la belleza en cada rincón. Y por supuesto anhelarás volver. En resumen, invertir en un/a guía o empresa local es invertir en ti. Y quizás también en un planeta mejor.

Cascada del Guazalamanco. Sierra del Pozo

Apuesta por un mundo más equitativo

Fuente imágenes: Carmen Sm, Propias y José Rodríguez Pedrosa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *