La importancia de las emociones

Un arma poderosa

La inteligencia emocional son una serie de habilidades cognitivas. En otras palabras más simples, esas habilidades que parecen innatas en quienes las poseen. No se ven, pero se perciben. Esa capacidad de automotivarse ante cualquier circunstancia, de transmitir empatía, optimismo, perseverancia y mantener la esperanza en todo tipo de situaciones y más si son críticas.

Igualmente es un concepto que nos ayuda a entender de qué forma podemos influir en los estados emocionales de los demás. El profesor Daniel Goleman la definió como la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las emociones. Por eso el cerebro es un músculo que hay que ejercitar tanto o más que nuestro propio cuerpo. Él es quien decide avanzar o estar paralizado/a.

Es decir, aunque no seamos conscientes de ello, nuestras emociones influyen en nuestras decisiones y en nuestra vida. Por ello es fundamental aprender a gestionar ese potencial que todos/as llevamos en nuestro interior. Ya sabemos que hay gente de todo tipo y para todos los gustos. Por este motivo el mundo jamás se volcará. Lo ideal sería que estuviese equilibrado, sin embargo ahora está saliendo a relucir lo mejor y por supuesto también lo peor de cada uno/a.

Personalmente me quedo con esos pequeños o grandes gestos de miles de personas anónimas. Las que no pierden la confianza en el futuro, la fuerza moral y la sonrisa ante la adversidad. Esas personas que en vez de quejarse, optan por preguntarse qué puedo hacer por los demás. Entonces sacan el máximo partido posible a sus aptitudes en tiempos revueltos en beneficio de todos/as.

Somos excepcionales

Por ejemplo, siento gratitud por esas personas que tienen nombre y apellidos. Las que dan ánimos por medio de una carta virtual a los/as enfermos/as que no tienen familiares, las que están en primera línea arriesgando su propia salud, las que crean sesiones de gimnasia para las familias en Youtube, las que cosen mascarillas en casa, las que prestan sus tractores para la desinfección local, las que abren sus negocios para que no nos falte lo básico, las que donan material sanitario, las que pegan carteles en sus edificios prestándose para ayudar, las que transmiten recitales o mini conciertos para animar, las que llevan comida a personas mayores o con movilidad reducida, las que siguen trabajando por duplicado o simplemente las que se quedan en casa para frenar la curva ascendente… Por cada una de esas personas que le pone color a cada día.

Por todas ellas, por su solidaridad, por su iniciativa, por su esfuerzo, por su inteligencia emocional, desde Ecoactiva os damos nuestra más sincera gratitud porque sois importantes y hacéis que nos sintamos orgullosos/as de vosotros/as.                                                       

¡¡Gracias a todos/as!!

“Sabete Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien ya está cerca.”

Siempre habrá un nuevo amanecer

Información: VIU, psicologiaymente.com, “Don Quijote de La Mancha” de M. Cervantes

Imágenes: unsplash.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *