Principales especies del río Castril

En un valle de acusada orografía

El río Castril se dirige de Norte a Sur desde su nacimiento hasta el pantano del Portillo. Aquí se puede realizar piragüismo. Está delimitado por dos grandes relieves. Uno la Sierra de Castril desde la ladera Oeste del valle. Y dos la Sierra Seca que lo cierra por el Este. Este valle fluvial genera paisajes de ribera, ideal para la fauna. Ofrece un lugar perfecto de refugio y alimentación. Donde habitan  un considerable número de especies de invertebrados e insectos acuáticos.

Igualmente aporta agua constante, limpia y transparente. Además de formaciones vegetales de ribera. Allí encontraremos especies como el martín pescador, lavandera cascadeña, mirlo acuático, chochín común, garza real, nutria, la lagartija de Valverde y la trucha común, la especie más representativa. Ven a conocerlas en una ruta de senderismo.

Martín pescador

Presente en casi todos los ríos y humedales de la Península hasta hace relativamente poco tiempo, el martín pescador es una de las especies más damnificadas por el deterioro experimentado por las aguas dulces de nuestro país durante las últimas décadas. De espectacular plumaje y vuelo rapidísimo, este coraciforme necesita taludes arenosos para excavar su nido, así como una abundante población de pequeños peces, larvas de insectos acuáticos y anfibios para alimentarse.

Lavandera cascadeña

La cascadeña es la más fluvial y estilizada de las lavanderas españolas. Típica de arroyos y regatos de corriente rápida, en las islas Canarias está representada por una subespecie propia. Ave elegante y de vuelo ondulado, agita continuamente la cola cuando se posa en el suelo. Se trata de una especie sedentaria, insectívora y poco gregaria. En los meses invernales acuden ejemplares del centro de Europa en pequeño número a nuestro país.

Mirlo acuático

Solamente los ríos de media y alta montaña libres, limpios y tranquilos —allí donde abundan los pequeños invertebrados acuáticos y el agua salta entre chorreras y rabiones— nos permiten contemplar la rechoncha silueta de un ave que está ligada como pocas al buen estado ambiental del entorno en el que se desenvuelve. El mirlo acuático depende absolutamente de los cursos bien conservados y, por ello, su número desciende alarmantemente en casi toda su área de distribución.

Chochín común

Las más enmarañadas malezas, las intrincadas orillas de ríos y arroyos, los setos espinosos o los espesos cinturones de zarzas y carrizos de los humedales, son el hábitat predilecto de una de las más pequeñas y huidizas aves de nuestra fauna: el chochín común. De canto melodioso y sorprendentemente potente, este pajarillo es un estricto insectívoro, que construye un curioso y elaborado nido de forma globosa, a base de musgo y otros materiales suaves.

Garza real

Ave de gran tamaño y aspecto inconfundible, la garza real no es muy numerosa como nidificante en la Península Ibérica, aunque se encuentra en expansión. Es, en cambio, mucho más abundante durante la invernada y los pasos migratorios, cuando muchos ejemplares europeos recalan en nuestro territorio en su camino hacia el continente africano. Durante el invierno, resulta fácil observar a estas garzas, tanto en vuelo como posadas en las orillas de ríos y embalses aguardando el paso de alguna presa, que capturarán con la ayuda de su potente pico.

Nutria

Pertenece a la familia de los mustélidos. Su cuerpo es grande, esbelto y ligeramente aplanado, mide entre 59 y 85 cm, a lo que hay que añadir la cola, que es ancha en la base y afilada en el extremo. Tiene unas patas cortas y entre sus dedos existe una membrana interdigital que ocupa toda su longitud. El pelo es lustroso, espeso e impermeable, el color en la espalda es pardo oscuro y en el vientre gris. Los machos suelen ser de mayor envergadura que las hembras. Suelen vivir de ocho a quince años.

 

Lagartija de Valverde

Se trata de una lagartija de pequeño tamaño que no supera los 5 cm de longitud sumando la cabeza y el cuerpo. Si incluimos la cola, que supone casi 2/3 de la longitud total, puede llegar hasta 12 ó 14 cm. Su aspecto general es el de un animal esbelto y ágil, con la cabeza y el cuerpo aplastados, que le otorgan la rapidez de movimientos y la facilidad para encontrar refugio en las pequeñas grietas que caracterizan su hábitat rupícola.

La trucha común (Salmo trutta)

Es genéticamente pura. Tiene alelos (gen) únicos, sólo existen en la trucha de este río. Única población conocida con dos épocas de reproducción anuales. Y porque posee una pigmentación amarillenta. Pertenece a la familia “Salmonidae”, género “Salmo”. Especie “Salmo trutta”, su peso oscila entre los 250g a 3,5kg. Cuya longitud alcanza los 30 a 70 cm. Vida de 8 a 10 años.

MORFOLOGÍA

Las escamas redondeadas y pequeñas. El color variable, dorso pardo u oliváceo, flancos verdosos, ocres o amarillentos y vientre amarillento o blanquecino. Las manchas rojas y negras rodeadas de blanco. La aleta es adiposa y no tiene manchas negras.

HÁBITAT

En los tramos altos de los ríos y arroyos de montaña, aguas frías, oxigenadas y sin contaminación. Prefiere sustratos de cantos y bolos, utiliza fondos de grava, arena y limo. Los jóvenes de un año buscan refugios en los cursos altos de los ríos. Sin embargo los adultos los tramos remansados. Utilizan como refugio las raíces y vegetación sumergida. En las orillas de tablas y grandes pozas. La trucha de mayor talla se encuentran a mayor profundidad.

ALIMENTACIÓN

Materia animal fresca: Peces pequeños, crustáceos, larvas de insectos, moluscos e insectos. Invertebrados en su mayoría
A su vez la trucha común forma parte de la dieta del lucio, la culebra viperina, el visón europeo y la nutria.

REPRODUCCIÓN

Se reproduce en otoño o invierno, el nido se llama frezadero. El macho fertiliza los huevos y las hembras excavan sus nidos en el sustrato del lecho. Después la hembra cubre los huevos con cantos y gravas. El número varia entre 350 y 1.220. Los huevos enterrados se incuban de 1 a 3 meses. Eclosionan en la primavera siguiente cuando aparecen los alevines en los riachuelos.  Y finalmente se trasladan a aguas más profundas.

PESCA SIN MUERTE EN CASTRIL

En límite superior: Nacimiento. Límite inferior: Puente de Lézar. Período hábil: Primer domingo de junio al 30 de septiembre
Cebos: Aparejos máximo 3 moscas, anzuelos simples sin flecha y cucharilla provista de un solo anzuelo sin flecha.

Y en límite superior: Puente de Lézar. Límite inferior: Muro de la presa. Período hábil: Segundo domingo de mayo al 30 de septiembre. Cebos: Artificiales autorizados con un solo anzuelo sin flecha.

 

Fuente información: Seo BirdLife, faunaiberica.org, sierradebaza.org

Fuente imágenes: Propias, Pixabay, El País y especiesprotegidas.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *