Entradas

Senderismo en la Sierra de Castril

¡Diviértete explorando!

Al Norte de la provincia de Granada se encuentra el Parque Natural de la Sierra de Castril, recorrido de Norte a Sur por el río homónimo, su principal característica es su espectacular relieve, fruto de la naturaleza caliza del suelo, las precipitaciones en las cumbres y la acción de las aguas. La orografía del interior de este espacio protegido es muy abrupta, las pendientes son muy acusadas, los relieves empinados y difíciles. Otro dato importante es la presencia de numerosas simas y cuevas. La distinta roca por la que discurren las aguas condiciona su relieve. El efecto colador de estas rocas propicia la aparición de numerosos manantiales, además da lugar a la formación de pequeñas lagunas temporales. En las cumbres dominan lapiaces, dolinas y lagunas efímeras; que dan paso en el curso medio a valles anchos y profundos en el cauce principal, mientras que sus afluentes tallan barrancos de paredes verticales, bellísimas cerradas y espectaculares cascadas como por ejemplo la Cerrada de la Magdalena y de Lézar. Cercano a la localidad de Castril se encuentran el pantano del Portillo y el de San Clemente, que ofrecen la posibilidad de la práctica de deportes acuáticos como el piragüismo.

Localización: Norte de la provincia de Granada, frontera con el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Ubicación: 37°47′45″N 2°46′44″OAltitud: Entre  855 y  2.138 msnm. Datos climáticos: Precipitación media anual 700 mm. Temperaturas medias entre 6º C (invierno) y 27º C (verano). Superficie: 12.696 ha. Población aproximada: 2.569 habitantes. Municipio: Castril.

El Centro de Visitantes Castril está situado a 200 metros de dicha localidad, en la A-326. Propiedad de la red de equipamientos de la Consejería de Medio Ambiente. El edificio consta de tres plantas, entre las cuales se encuentra una sala de recepción, una tienda de productos autóctonos y una sala de usos múltiples, utilizada para exposiciones, cursos y conferencias.
En su exposición se exponen paneles explicativos del entorno del Parque, sus recursos geológicos y agrícolas, su vegetación y fauna. Alberga un balcón mirador, que ofrece una magnífica vista sobre el Conjunto Histórico de Castril y del río. El sótano ofrece una amplia sala dedicada a la etnografía y una numerosa muestra de objetos y artesanía. Es el sitio ideal donde obtener información relevante sobre todas las rutas de senderismo que nos ofrece el Parque Natural, lugares de interés y todo tipo de actividades relacionadas con el turismo activo.

Rutas de senderismo

Las características del relieve de la Sierra de Castril incitan a la práctica de la espeleología, el barranquismo y el senderismo, entre otros, nos centraremos en esta última práctica. El senderismo es una opción saludable para conocer activamente un paraje natural, descubrir caminos y sendas que proporcionan al caminante energía positiva, equilibrio y bienestar, además se puede realizar durante todo del año. En la Sierra de Castril existe una red de senderos que la atraviesa alcanzando toda su extensión, creando preciosas rutas como la del Nacimiento del río Castril, la Cerrada de la Magdalena, Cerrada de Castril, Cortijo del Nacimiento-Prados del Conde, Cerrada de Lézar, Cerro del Buitre o el Cerro Empanadas. A continuación te mostramos una breve descripción de sus características y una interesante crónica del Cerro Empanadas. Esperamos que te sea de utilidad.

Nacimiento del Río Castril

Trayecto: Lineal. Longitud: 2,4 km. Tiempo estimado: 1 hora. Dificultad: Baja. Tipo Camino: Senda. Paisaje/Vegetación: Relieve abrupto: Paisaje sobre rocas calizas. Bosque de ribera. Manantiales y surgencias. Impronta ganadera. Amplias panorámicas.

Cerrada de la Magdalena

Trayecto: Lineal. Longitud: 1,6 km. Tiempo Estimado: 1 hora. Dificultad: Baja. Tipo camino: Senda. Paisaje/Vegetación: Relieve abrupto, barrancos. Paisaje de sustrato calizo. Cascadas y saltos de agua. Bosque mediterráneo. Encinares y pinares de repoblación. Bosques de ribera.

Cortijo del Nacimiento-Prados del Conde

Trayecto: Lineal. Longitud: 12,3 km. Tiempo Estimado: 5 horas. Dificultad: Media – Alta. Tipo Camino: Senda o pista. Paisaje/Vegetación: Relieve accidentado sobre materiales calizos. Extensos pastizales con arbustos y matorral espinoso y prados de alta montaña. Importante cabaña ganadera. Arquitectura popular.

Cerrada de Lézar

Trayecto: Lineal. Longitud: 1,8 km. Tiempo Estimado: 1 horas. Dificultad: Baja. Tipo Camino: Carril o pista. Paisaje/Vegetación: Gargantas o barrancos verticales. Encinar y pinar. Amplias panorámicas del valle de Castril. Paisaje de raigambre ganadera.

Cerro del Buitre

Trayecto: Circular. Longitud: 10,7 km. Tiempo Estimado: 5 horas. Dificultad: Media – Alta. Tipo Camino: Senda. Paisaje/Vegetación: Amplias panorámicas las serranías de Castril y del Pozo, de la Sierra de La Sagra al noroeste y, más hacia el sur, Sierra Seca, con el valle del río, el embalse del Portillo y la localidad de Castril, al fondo. Bosque de pino salgareño, piornales y prados de alta montaña.

Cerro de las Empanadas (2.106 m)

Trayecto: Lineal. Longitud: 10,5 km. Tiempo estimado: 6,30 horas. Dificultad: Muy alta.Tipo camino: Senda con firme rocoso y pedregoso. Paisaje/vegetación: Paisaje dominado por las moles calizas de la Sierra de Castril y su convulsa y espectacular geología, donde junto a pinos y encinas podemos encontrar magníficos ejemplares de sabinas y cornicabras, encaramados sobre las paredes rocosas de esta Sierra.

Crónica de una ruta llena de contrastes

Nuboso festivo, pero sin previsiones de lluvia. Veinticuatro personas y yo acomodando mochilas, chaquetas y bastones, junto a las tuberías del Cortijo del Nacimiento. Iniciamos el itinerario por sendero señalizado que discurre en la mayor parte de su trazado junto al cauce del río Castril hasta su nacimiento a 2,4 km de dificultad baja. Estamos en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Castril, acompañados/as de mimbres, sargas, fresnos y chopos. El nacimiento es un lugar grandioso sobre todo en los meses de mayo y junio, cuando el agua emana de las rocosas paredes de la montaña con una fuerza inaudita. Sumergida tras del manantial, hay una sima de más de 100 metros de profundidad  que conecta con las grandes cavidades kársticas de la Sierra.  Algunos atrevidos bajan al fondo a fotografiar.

Ascendemos suavemente por el Barranco de la Osa, un tímido sol va despertándose accediendo a la enorme caverna, hay una escalinata de piedras, un tramo complicado protegido por cables de acero que necesitan mantenimiento. Esta cueva ha sido utilizada por el hombre primitivo, recientemente por pastores y leñadores, sin duda es un enclave natural muy peculiar. El agua erosiona el macizo calcáreo y transforma el paisaje en un sistema kárstico de elevado valor ambiental.

Se reanuda la marcha, encontramos  la joya botánica del recorrido: el tejo milenario, que sin duda se ha salvado de la depredación humana, debido a la dificultad de acceso a él. Nos encaminamos cruzando suaves lomas hasta llegar al Cortijo de la Puerca, situado sobre un rodal de tierra de labor, ahora convertida en pradera. Aquí tomamos un tentempié, uno del grupo se ha traído hasta la bota de vino que gustosamente comparte. Cinco personas deciden no continuar. Les indicamos  la salida, situada al Sur y señalizada por balizas. Es una bajada en zigzag por un precioso sendero, construido artesanalmente que les llevará hasta un puente de madera que enlaza con el sendero de inicio.

Retomamos la senda que hay justo detrás del Cortijo, caminamos por zonas agrestes y peligros diversos. En muchos tramos no hay senda, ha desaparecido con las lluvias recientes, aquí el sentido de la orientación es primordial. Una hermosa águila real nos deja maravillados/as unos segundos mientras acaricia el cielo. Entre pinos salgareños (Pinus nigra), vereas que aparecen y desaparecen, laderas escarpadas, paredes rocosas y donde la tierra es muy movediza avanzamos hasta el collado Salitre. El escarpado e inaccesible terreno junto al desnivel provoca que haya una espera entre quienes vamos en cabecera y quienes quedan en la cola. Nuevamente se toma la decisión de partir el grupo, así que trece senderistas inician la bajada hasta el Cortijo del Maestrillo donde nos esperarán.

La vista del Cerro Empanadas en su vertiente Este intimida, desafiante, salvaje; posee un desnivel de 1.000 metros en la parte granadina, pues esta montaña es la frontera natural y cima compartida por dos provincias y a su vez dos Parques Naturales, el que visitamos y el de Cazorla, Segura y Las Villas. Dejamos a nuestras espaldas el Cerro de la Carrasca y ascendemos hasta coger el Cordal de la Sierra de Empanadas. Quedamos seis, cada cual a su ritmo va llegando al destrozado vértice geodésico. Un viento helado nos recibe en la cumbre, allá abajo un rebaño de cabras haciendo malabares entre los peñascos. Las vistas son impresionantes mires donde mires. Mis compañeros me ofrecen dulces para reponer el desgaste de la subida, alguna que otra foto sin demorarnos mucho, pues el frío arrecia. Comienza una vertiginosa bajada en dirección al Collado de la Cruz, para antes de llegar a él introducirnos en un inmenso tobogán rocoso. Nos conducirá por el cauce del río, las pozas se suceden en la espectacular bajada para aparecer justo en la idílica morada del “Maestrillo” junto a la cabecera del Barranco de Túnez. Una construcción totalmente derruida es lo que queda en la actualidad, de lo que en su día fue la morada de un personaje digno de una novela, cuya forma de vida rompe todos los esquemas en los que vivimos la gran mayoría. Me hubiese gustado conocerlo y compartir conversación o silencio con él, la mochila descansando a mis pies, contemplando como la luz otoñal se va apaciguando a través de los nogales, dejando que el duende de la montaña se acomode a nuestro lado y sintiendo un día más la fortuna de estar en este mágico paraje, libres de todo.

Nos reagrupamos, la ruta se va a prolongar más de lo establecido. Con paciencia infinita, al igual que un monje budista realizando un mándala de arena en concentración absoluta, así vamos un paso tras otro perdiendo altura, se adivina en los rostros la mella del cansancio. Me imagino este paisaje en primavera, cuando el agua lucha por ocupar su espacio natural, cuando el verdor de los arboles te refresca la mirada, habrá que volver en esa época del año para experimentarlo en primera persona. Seguimos la bajada por el barranco, tras los mojones de piedras y después las señales de madera, la vereda asciende dejando en la vertiente contraria un senderillo que lleva hasta la Cerrada del Magdalena, la tarde va cayendo implacablemente. Hago una breve parada para admirar una mole rocosa que pide a gritos ser escalada, en el horizonte  el Pantano del Portillo como una mancha brillante en la lejanía. Esta es una Sierra de grandes contrastes, frondosa y agreste, pero toda ella cargada de extraordinaria belleza. Nos introducimos en una pedrera que como un reptil baja serpenteante por la ladera hasta dejarnos en un camino de retamas junto al puente de madera. En breve estamos en los Cortijos del Nacimiento brindando por nuestra hazaña, acompañados/as de un variado tapeo.

 

Información descripciones senderos: Consejería de Medio Ambiente (Granada).

Fuente imágenes: Propias.

Crónica: Carmen Sm.

¡Nos vemos explorando estos senderos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contraste de Paisajes en el Geoparque de Granada

¿Quieres conocer paisajes insólitos?

En Andalucía Oriental, al norte de la provincia de Granada, se sitúa la que fue cuna de los Primeros Pobladores de Europa y fuente de yacimientos arqueológicos de grandes vertebrados, el Geoparque del Cuaternario.

El objetivo del Proyecto Geoparque del Cuaternario Valles del Norte de Granada, es principalmente promover la coordinación y el apoyo entre empresas y entidades, con el fin de que el Geoparque de Granada sea catalogado como Geoparque Mundial de la UNESCO.

Abarca una extensión de más de 1.400 kilómetros cuadrados, en los que encontramos más de 70 lugares de interés geológico.

¿Qué municipios forman parte del Geoparque?

El Geoparque de Granada, está situado en un entorno privilegiado que abarca 47 municipios, algunos de ellos son: Huéscar, Baza, Castril, Fardes, Gor, Gorafe, Freila, Zújar , Montes Orientales y La Puebla de Don Fadrique.

Vistas del Geoparque de Granada desde el aire. (Imagen: Captura de Google Maps)

¿Cómo se ha originado?

Este impresionante paraje árido se ha ido erosionando a lo largo de millones de años. Durante 5 millones de años, existía un río sin salida al mar, el cual alimentaba un lago encerrado. Actualmente el proceso sigue activo. Los ríos que han ido moldeando el paisaje han sido el Río Guadix, Baza, Huéscar, Castril, Galera, Orce, Cúllar, Gor, Fardes, Guardal y Guadiana Menor. Como fruto de la erosión han ido generándose surcos, cárvavas, chimeneas de hadas, barrancos y cañones, característicos de las baldías (comúnmente conocidas como badlands). Estos elementos geológicos, además de ofrecer una amplia gama de colores derivada de la sedimentación de rocas de distinta naturaleza, otorgan al paisaje una geodiversidad única de relieve irregular y heterogéneo.

Badlands y el Embalse del Negratín desde el Cerro Jabalcón. (Fuente: Propia)

¿Qué nos enseña el Geoparque?

Además de aportarnos uno de los mejores registros fósiles de vertebrados del Cuaternario en el Planeta, nos regala pruebas geológicas tanto recientes como antiguas, remontándonos a 250 millones de años atrás, en la época del continente Pangea. Nos otorga información sobre la Cordillera Bética. Gracias a los numerosos pliegues, sedimentos de distintas naturalezas y orígenes, se han podido conocer la edad de cada uno de dichos sedimentos, así como información relevante sobre las condiciones de aquella época. Asimismo, nos muestra la ocupación y evolución del Ser Humano en dicho territorio.

Vistas desde el Mirador del Negratín. (Fuente: Propia)

¿Qué puedes realizar en el Geoparque de Granada?

Hoy en día, hay disponibles numerosas actividades en el Geoparque de Granada para todos los públicos: Podrás visitar la Estación Paleontológica Valle del Río Fardes, el Valle del río de Gorafe, los Dólmenes de Gorafe, la Acequia del Toril en Alicún de las Torres, las Cárcavas de Marchal, el Desierto de los Colorados y un largo etcétera. Además de Rutas 4×4, visitas culturales, senderismo, piragüismo en los embalses del Negratín y del Portillo, barranquismo en Castril y en el río Guadalentín y vía ferrata en La Rendija.

Piragüismo en el Embalse del Portillo de Castril. (Fuente: Propia)

Embalse del Negratín y el Cerro Jabalcón desde la presa hidroeléctrica. (Fuente: Propia)

Los Badlands del Negratín desde el Cerro Jabalcón (Fuente: Propia)

 

Vídeo del Proyecto Geoparque de Granada

Adéntrate en el extraordinario entorno del Geoparque de Granada.

¡Te esperamos!

Diversidad paisajística en los Parques Naturales de Baza, Castril y Cazorla y sus actividades de aventura

¿Buscas actividades de aventura en los Parques Naturales?

Andalucía es la comunidad autónoma española con más Espacios Naturales Protegidos y cada uno de los cuales destaca por poseer unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos merecedores de ser protegidos. Al noroeste de la provincia de Granada, se encuentra el Altiplano Granadino, donde inmensas altiplanicies se elevan alrededor de 1.000 metros por encima del nivel del mar. Su parte central está ocupada por una gran llanura casi desértica, a la que la rodean las Sierras de la Sagra, Castril, Baza y Orce, zona de gran belleza paisajística y de enorme valor en su patrimonio natural, cuenta con dos Parques Naturales: Sierra de Baza y Sierra de Castril, este último se apoya en la Sierra de Jaén y es una prolongación del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Tres Parques  y cuatro impresionantes embalses: Negratín, San Clemente, El Portillo y La Bolera.

Esta combinación de agua y montaña, es un escenario perfecto para la práctica de deportes de aventura. Su sinuosa geología es ideal para la escalada en roca, el rappel, el barranquismo y el montañismo.  Además las aguas cristalinas de sus embalses invitan a la práctica del piragüismo, de una forma tranquila y dejándonos llevar desde el agua hacia la montaña.

La climatología está marcada por veranos largos y cálidos, primavera y otoño suaves, que permiten disfrutar de la naturaleza y practicar cualquier tipo de deporte a lo largo del año. En primavera cuando las nieves de las cimas se funden, el agua baja desde las cumbres hasta los embalses, pasando por las formaciones rocosas y llenando el paisaje de bellas cascadas y manantiales,        como el manantial de la Cerrada de la Magdalena.

 

Es la temporada perfecta para realizar barranquismo en las diversas Cerradas que hay en la zona. La espectacular Cerrada de Lézar ubicada en el Barranco del Buitre (Sierra de Castril) con rápeles de más de treinta metros de altura no te dejará indiferente o el Barranco de la Bolera enmarcado en una formación de roca caliza, marmitas gigantes y  paredes laterales de ochenta metros. Un entorno natural capaz de combinar saltos, rápeles, cascadas con pozas de agua verde turquesa, cuevas y paisajes de extrema belleza que te harán soñar despierto/a.

 

 

 

 

 

Otra opción para conocer los Parques Naturales  son las vías ferratas, una actividad que combina la adrenalina de la escalada y la seguridad que ofrece una vía ferrata. La Rendija en la Puebla de Don Fadrique, donde hay instalados peldaños de hierro que permiten el ascenso por la pared de piedra de esta formación rocosa. Ideal para iniciación, consta de dos partes o sectores de escape, calificados como k2 y k3 respectivamente, está equipada con descuelgues para asegurar o rapelar.

 

Mientras nos adentramos en estos Espacios Naturales, admiraremos paisajes cargados de contrastes, vegas, llanuras desérticas, embalses rebosantes de agua, ríos, etc. En estos últimos se albergan especies de flora y fauna representativa de la Comarca. Tales como la nutria, águilas reales, quebrantahuesos, buitres leonádos, martín pescador, salamandra, gamo, cabra montés, muflón o la trucha común. Predomina la vegetación mediterránea compuesta por pino salgareño, sabinas, enebros rastreros, chopos, encinas, quejigos y arces.  La infinidad de rutas de senderismo  que poseen los tres Parques Naturales: Castril, Baza y Cazorla, Segura y Las Villas, te brindan la posibilidad de conocerlos. Por otro lado están las rutas 4×4, una de las mejores formas de apreciar la flora y fauna autóctona, (como el quebrantahuesos, especie que recientemente se está introduciendo en estas Sierras) a lugares donde el acceso sería difícil en una jornada a pie.

No podemos olvidarnos de la gran riqueza patrimonial y sus yacimientos arqueológicos, testigos silenciosos del paso por estas tierras de los Primeros Pobladores de Europa. Por otro lado el relieve del Parque Natural Sierra de Castril, compuesto por simas y grutas, es el sitio ideal para los/as amantes de la espeleología,  en Sierra Seca se halla la Cueva del Muerto, cuyas vistosas formaciones de estalactitas y estalagmitas harán las delicias de quienes aman las cuevas.  También son un atractivo de la geología: los lapiaces y otras morfologías kársticas, similares geológicamente a los Bad-lands (tierras baldías), en el paraíso interior del Parque Natural Sierra de Baza.

En una zona relativamente pequeña donde se concentran una amplia diversidad de paisajes, flora, fauna, es posible el desarrollo de una ingente cantidad de actividades en la naturaleza, esas que nos incitan a sentirnos bien, a conocer el Espacio Natural que nos rodea y a conectar con la naturaleza, que al fin y al cabo es de donde provenimos.

¡Ven a conocerlos!

El “Parque del agua”: Parque Natural Sierra de Castril

El “Parque del agua” – Parque Natural Sierra de Castril.

El Parque Natural Sierra de Castril es un lugar espectacular por sus especiales características HÍDRICAS Y GEOLÓGICAS.

Está atravesado de norte a sur por su río, el Río Castril, el más caudaloso y constante de la provincia de Granada.

 

A lo largo de su recorrido recibe numerosos aportes, tanto de los barrancos que existen a ambos lados de su cauce, (Barranco del Buitre, Cerrada de La Malena, Barranco de Túnez) como del agua que se infiltra a través de la superficie, tras impregnar y saturar rocas permeables. El infiltrado de agua se extiende por el altiplano granadino, situado más allá de los límites de este espacio natural y alimentando también a otros ríos, fuentes y nacimientos.

 

El agua ha esculpido en este parque su paisaje, siendo una de las formaciones más comunes y numerosas las cerradas en la roca caliza, que hacen de este pequeño Parque Natural de 12,700 hectáreas uno de los mejores lugares de Andalucía para la práctica del Barranquísmo.

El río forma un ecosistema de gran importancia en esta sierra, pues en él habitan numerosos organismos, desde los minúsculos y por ello no menos importantes (ya que son la base de las cadenas tróficas) crustáceos, moluscos, larvas de insectos, algas, hasta los vertebrados como la trucha común (la de mayor pureza genética de la península), su depredadora la nutria, un animal tan poco común como es el musgaño de cabrera, el colorido Martín pescador, el gracioso mirlo acuático, el elegante ánade real.


A las orillas del río se forma el bosque de ribera, ejerciendo un papel fundamental puesto que actúa como sumidero de contaminantes, disminuye la erosión del suelo y lo enriquece, da cobijo a animales que habitan en el río y sus proximidades, y mantiene la temperatura del agua necesaria para la supervivencia de las especies que albergan en ella en definitiva, un ecosistema de incalculable valor ecológico. Este bosque de ribera está representado por mimbres, sargas, chopos, fresnos, olmos, carrizales, 
juncales y zarzales.

A medida que nos alejamos del cauce cambia la secuencia de vegetación, encontrando encinas, quejigos y arces, y pinos de diversas especies procedentes de repoblaciones (carrasco, laricino o negro). En las zonas de mayor altitud nos encontramos con el pino salgareño, sabinas y enebros rastreros y otras especies de aspecto almohadillado o del tipo piornal que generan un bosque de alta montaña de los más antiguos y mejor conservados de Europa.

Otra consecuencia directa del discurrir de las aguas es el impresionante relieve kárstico, es decir, la roca caliza ha sido moldeada constante y abundantemente por el agua, dando lugar a los impresionantes barrancos, gargantas, cerradas, lapiaces, simas, cuevas. El relieve es muy abrupto y te impresionará visualizar las cerradas tan numerosas y próximas unas de otras, belleza que encontrarás en pocos lugares de la geografía española.

 

En la alta montaña del Parque Natural Sierra de Castril encuentran su hábitat, anfibios como los sapos y la salamandra, y aves como el roquero rojo, el alimoche, el halcón peregrino, el águila real y la perdicera, el buitre leonado o el quebrantahuesos. Algunos individuos de este último tienen sus rompederos cerca del Nacimiento del Río Castril, y con suerte se podrá visualizar esta singular ave necrófaga si se realiza una ruta de senderismo por el lugar.

 

Otra fauna habitual es: cabra montés, muflón, gamo, ciervo, ardilla roja, colirrojo real, chotacabras gris, paloma torcaz, conejo, jabalí, así como abundantes y diferentes anfibios y reptiles.

La época del año en la que nos encontramos ahora  mismo (Finales del invierno – marzo), es la mejor para visitar este Parque Natural Sierra de Castril, puesto que el río discurre por el Parque de manera impresionante gracias al gran caudal de agua aportado por a las últimas lluvias conformando preciosos paisajes visuales y sonoros. De manera que es momento idóneo para realizar actividades por el entorno, sin olvidar las condiciones meteorológicas y que, debido a las características geológicas y orográficas citadas, puede ser fácil despistarse.

Desde GEOACTIVA Turismo en el  Centro de Visitantes de Castril ofrecemos los servicios de RUTAS GUIADAS, RUTAS 4×4, AVISTAMIENTO DE QUEBRANTAHUESOS, BARRANQUISMO, ESPELEOLOGÍA, VÍA FERRATA, ESCALADA, ACTIVIDADES MULTIAVENTURA.

Items de portfolio