Entradas

Endemismos Vegetales de las Sierras de Castril, Baza y Cazorla, Segura y Las Villas.

¿Qué es un endemismo?

Un endemismo es una especie, sea del reino que sea, restringida a un área de distribución singular y concreta.  

¿Por qué es tan importante?

La importancia de su identificación, conservación y gestión, reside en el hecho de que estas especies endémicas se caracterizan principalmente por ser poblaciones muy reducidas en cuanto a números de individuos. Esto hace que sean vulnerables a la extinción.

En la Sierra de Castril, encontramos a Vella castrilensis, perteneciente a la Familia de las Brasicáceas. Habita altitudes entre 1.650 y 1.900 msnm. Se encuentra presente mayormente en pendientes rocosas (arcilloso-calcáreas), en grietas inaccesibles o bajo matorral espinoso almohadillado. Puede alcanzar los 30 cm de altura, sus flores son de tono amarillento y la floración comienza en marzo.

Está incluida en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía, como CR, es decir, “en peligro crítico” ya que el riesgo de extinción es extremadamente alto.

Vella castrilensis (Fuente: flora.biologiasur.org. Autor/a: J.Fuentes.)

En la Sierra de Baza encontramos numerosos endemismos, de hecho, el 12,25% de los endemismos de España se encuentran en dicho Parque. Además, de 24 países europeos, la Sierra de Baza alberga el 4,64% de los endemismos. Algunos de ellos son:

  • Margaza o margarita real (Leucanthemopsis radicans), perteneciente a la Familia de las Asteráceas. Se desarrolla en afloramientos rocosos de la parte oriental de la Sierra, entre los 1.800 y 2.000 msnm. También es endémica en Sierra Nevada. Alcanza los 10 cm de altura. Puede confundirse con la manzanilla real (Artemisia granatensis).
  • Narciso de Sierra Nevada (Narcissus nevadensis), perteneciente a la Familia de las Amarilláceas. Abundante en zonas silicícolas, es decir, en terrenos silíceos, entre 1.400 y 1.950 msnm. Está catalogado como EN, lo que significa que está en peligro de extinción según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Narcissus nevadensis(Fuente: almerinatura.com. Autor/a: A.Ivorra)

  • Aquilegia vulgaris subsp. nevadensis, dentro de la Familia de las Ranunculáceas. Habita en pastos húmedos, matorrales sombríos, márgenes de arroyos y manantiales, entre 1.100 y 2.500 msnm de altitud. Su tallo puede alcanzar los 80 cm. Se encuentra catalogada como vulnerable, pues es muy frágil ante las acciones del ganado y la escasez de agua.

Aquilegia vulgaris subsp. nevadensis(Fuente: almerinatura.com. Autor/a: A.Ivorra)

  • Durillo dulce o membrillera falsa (Cotoneaster granatensis). De la Familia de las Rosáceas. Puede encontrarse en la umbría de los bosques caducifolios entre 1.200 y 2.100 msnm. Capaz de superar los 3 metros de altura. Las poblaciones se han visto fragmentadas por causa del déficit hídrico. Está incluida en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía, calificada como “casi amenazada”.

Cotoneaster granatensis (Fuente: almerinatura.com. Autor/a: A.Ivorra)

Otros endemismos relevantes de este Parque Natural son: Mar margarita (Erigeron major), ranunculácea de Granada (Ranunculus granatensis), cucharicas de María (Hormathophylla cadevalliana) y pino albar de Sierra Nevada (Pinus silvestris subsp. nevadensis)

En la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, junto con otras sierras de la zona oriental de Andalucía, abundan las dolomías, donde se desarrollan diversas especies vegetales raras o peculiares, denominadas dolomitófilas. Además, este Parque Natural no llega a representar el 0,5% del territorio nacional y sin embargo alberga el 25% de todas las especies vegetales de dicho territorio. Algunos de los endemismos que pueden encontrarse en estas Sierras son:

  • Grasilla de Cazorla o atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia), de la Familia de las Lentibulariáceas. Generalmente habita en los lugares sombríos de roquedos calizos, entre 600 y 1.700 msnm. Lo característico de esta especie es que es carnívora, los insectos quedan atrapados en sus hojas gracias a una sustancia pegajosa, posteriormente son “digeridos” con ayuda de unas glándulas especiales, asimilando así los nutrientes.  Actualmente está incluida en el catálogo de especies amenazadas.
  • Narciso de Cazorla (Narcissus longispathus), al igual que Narcissus nevadensis, pertenece a la Familia de las Amarilláceas. A pesar de que también puede encontrarse en la Sierra de Castril, abunda mayoritariamente en la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas. N. longispathus vive en lugares próximos a ríos y fuentes. Es una especie geófita, pues bajo condiciones adversas es capaz de desarrollarse subterráneamente. Está amenazada, debido principalmente al deterioro de su hábitat.

Narcissus longispathus (Fuente: Arkive.org. Autor: Carlos M.Herrera)

  • Violeta de Cazorla (Viola cazorlensis), es una especie rupícola (adaptada a vivir sobre roca). Tanto en lugares soleados como umbríos. Dispone de un espolón bajo cada uno de sus pétalos, 5 en total. Esta característica la distingue del resto de especies semejantes. Figura en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía como especie vulnerable.

Viola cazorlensis (Fuente: enelecotono.blogspot.com. Autor Salvador Feo García)

Otros endemismos importantes de este paraje son: Jacinto de Cazorla (Hyacinthoides reverchonii o Scilla reverchonii), lengua de perro (Primula vulgaris), heléboro (Helleborus foetidus),  alfilerillos de Cazorla (Erodium cazorlanum), geranio de Cazorla (Geranium cazorlense), arenaria (Arenaria lithops) y aciano (Centaurea jaennensis).

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

La especie amenazada

En el siglo pasado sobrevolaba los cielos de toda Europa, pero ha estado a punto de desaparecer puesto que ha sido una de las aves ibéricas más amenazadas, así estaba reflejado en el catálogo de especies en peligro de extinción de nuestro país desde 1990. Varios son los motivos que influenciaron sobremanera esa situación, desde la destrucción de su hábitat, la persecución, la caza ilegal, los cebos envenenados, los tendidos eléctricos, las infraestructuras aéreas, la regresión de la ganadería extensiva. Afortunadamente las medidas de conservación llevadas a cabo por la implicación mutua de colectivos privados y administraciones públicas, han creado estrategias para conseguir salvar del exterminio a esta ave carroñera con fines exitosos.

Quebrantahuesos. (Imagen: Canva)

Descripción

Las dimensiones de sus alas varía entre los 2,75 y los 3,00 metros.​ Su peso varia entre 4,5 y 7 kilos. Sus alas son largas y estrechas, la cola también larga en forma de rombo y la cabeza recubierta de plumas. El quebrantahuesos no introduce la cabeza y cuello en los cuerpos de animales muertos, sino que se alimenta de huesos, cuando otras especies han hecho desaparecer las partes blandas. Cuando estos son demasiado grandes para poder tragarlos los agarra con sus patas y los deja caer en zonas rocosas para partirlos en fragmentos pequeños que pueda ingerir, el quebrantahuesos ingiere el hueso entero, el resto lo componen pellejos y restos de carne y restos de animales muertos. El color del plumaje varía con la edad, distinguiéndose hasta cuatro tonalidades diferentes a lo largo de la vida del animal.

Reproducción

El ciclo reproductor se divide en varias etapas: prepuesta (septiembre-noviembre), incubación (diciembre-febrero), crianza (marzo-agosto) y emancipación de los pollos (enero). En este periodo la especie realiza actividades relacionadas con la construcción del nido, defensa territorial y actividad sexual. Los materiales necesarios que utiliza en la construcción de los nidos está compuesto por ramas y lana. La incubación es de uno o dos huevos, con un intervalo medio de seis días entre el primer y segundo huevo en pleno invierno invernal que aporta un mayor éxito reproductor.

Hábitat

El quebrantahuesos habita en zonas montañosas y escarpadas con grandes barrancos o acantilados desde donde podrá arrojar sus capturas para romperlas y alimentarse de ellas. También prefiere zonas de cuevas, donde hacer sus sus nidos. Además suelen compartir hábitat con rebecos y cabras monteses. En España tenemos una considerable población en el Pirineo Aragonés  y Catalán, no obstante a finales del siglo XX se han llevado a cabo una serie de programas de intervención con el objetivo de reintroducir la especie en Andalucía, concretamente en las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Castril. En el año 1996 se creó el Centro de Guadalentín donde se crían quebrantahuesos hasta su liberación al Medio Natural, a partir de este momento se realiza un seguimiento de ellos. En el año 2010 se avistaron tres ejemplares en la Sierra de Castril ,  posteriormente entre los años 2013 y 2017 se volvieron a avistar ocho ejemplares verificando de este modo la efectividad de este novedoso proyecto.
Cerrada de La Magdalena. (Imagen: Carmen Sm)

Curiosidades peculiares sobre Gypaetus barbatus

-Los individuos liberados en la Sierra de Castril, viajan por sierras andaluzas durante los 4 primeros años, posteriormente, son capaces de emigrar a Sierras más lejanas localizadas al Este de la Península Ibérica, la Cordillera Cantábrica o Los Pirineos.
-A los ejemplares soltados se les incorpora un emisor con el objetivo se realizar un seguimiento, eventualmente dichos emisores pueden romperse o caerse, como es el caso del quebrantahuesos llamado “Castril”, cuya localización es desconocida.
-Se alimenta principalmente de huesos de cabras y ovejas, aunque en ocasiones ingiere restos de piel y carne.
-Puede elevar huesos, esqueletos o caparazones a las alturas y lanzarlos al vacío contra las rocas para romperlos e ingerirlos más fácilmente.
-La mayor población de quebrantahuesos en el Planeta se encuentra en las cumbres del Himalaya y dentro de Europa, en Los Pirineos.
-En el Centro de Europa, han sido perseguidos históricamente, pues varias falsas leyendas contaban que los quebrantahuesos se llevaban a los niños entre sus garras.

 

Las especies carroñeras se encuentran en el último eslabón de la red trófica, por lo que juegan un papel primordial en la estabilidad y el equilibrio de la misma.

Su conservación es fundamental y responsabilidad de todos/as.