Tesoro cultural,geológico y etnográfico

Un viaje apasionante

Los valles de la zona Norte de Granada son un impresionante territorio. Un lugar único, un patrimonio geológico y etnológico digno de descubrir. Abarca 47 municipios, cuatro comarcas y aproximadamente unos cien miel habitantes. Una sucesión semidesértica de miles de cárcavas de todos los colores posibles, de “badlands” (tierras baldías) y de hermosas Sierras.

Ciertamente es uno de los enclaves más sorprendentes de la Península. El paisaje del Geoparque nos cuenta su evolución geológica. Un gran Centro de Interpretación al aire libre de hace 250 millones de años de historia.

Un viaje al Geoparque

Iniciamos nuestro particular viaje desde la localidad de Guadix. Su peculiar orografía, nos ayudará a comprender el grandioso enclave en su conjunto. Por un lado los imponentes picos de Sierra Nevada, Reserva de la Biosfera. En el otro extremo la frondosidad del Parque Natural Sierra de Cazorla. Y en medio de esta excepcional combinación, vemos las miles de cárcavas.

La culpa de este espectacular relieve la tiene un lago. Quedó atrapado en el interior durante unos cuatro millones de años. Aquí se concentran los mayores depósitos fósiles del mundo. Una grata forma de disfrutar de la inmensidad del recorrido es en 4×4. Es el medio apropiado, junto con la bicicleta, para adentrarse por caminos de difícil acceso.

En Purullena visitaremos la cueva museo “La Inmaculada“, un hábitat troglodita. En Beas de Guadix nos dirigiremos al Mirador del fin del Mundo. Admiramos los “badlands” y sus características áridas de litología rica en lutitas. Creadas por la falta de vegetación, la erosión del agua y el viento.

En Alcudia de Guadix visitamos las cuevas del Tío Tobas. Un complejo turístico rural y sostenible en plena naturaleza. La próxima parada en Fonelas, visitaremos su Centro Paleontológico. Nace como eje central de la Estación Paleontológica Valle del Río Fardes. Dedicado al estudio e investigación, divulgación y docencia de la geología. Veremos una ingente cantidad de fósiles de grandes mamíferos. Aquellos que vivieron en nuestro continente hace unos dos millones de años.

Posteriormente nos impresionará los dólmenes del Parque Megalítico de Gorafe. En el Centro de Interpretación nos explican qué es el megalitismo e información relevante. Se trata de la mayor concentración de túmulos prehistóricos de nuestro país. El pueblo se ubica en un gigantesco cañón. Visto desde el aire es simplemente grandioso.

Continuamos por Gorafe, Bácor y Freila en nuestro personal trayecto. Llegaremos al Desierto de los Coloraos, esencial contar con un todoterreno o una empresa local. El desierto ofrece una impresionante amalgama de formas y una cambiante paleta de ocres, bermellones y amarillos. Ideal visitarlo al amanecer o al atardecer. El esplendor y la belleza del paisaje es sobrecogedor.

De ahí al Mirador del Jabalcón, sobra decir que las vistas nos dejan sin palabras. Una espectacular panorámica de oriente a occidente en 360º. Finalizamos visualmente en la Falla de Baza desde el Cerro del Jabalcón. Y como nó en las turquesas aguas del embalse Negratín. Aquí podremos practicar piragüismo en cualquier estación. Después de eso, la noche nos atrapa, apreciamos el cielo más limpio de Europa. Dando paso al brillo de infinitas estrellas, transportándonos a otro planeta.

En la misma línea, al paso por Baza, será parada obligatoria sus Baños Árabes, el Museo Arqueológico y el Centro de Interpretación de los Yacimientos Arqueológicos Bastetanos. Aquí nos adentraremos en Basti, la ciudad íbero romana y su enigmática Dama de Baza. Más adelante llegamos a Galera, un precioso pueblo plagado de cuevas, geología, arqueología, restos fósiles y vestigios históricos. Otra visita ineludible al yacimiento argárico del Castellón Alto, la Necrópolis de Tútugi y su museo.

En Orce los yacimientos arqueológicos como paleontológicos son cuantiosos. El Centro de Interpretación de los Primeros Pobladores. Atesora el resto humano más antiguo de Europa Occidental. Los yacimientos son de un valor equiparable a los de Atapuerca. Y no podemos irnos sin probar su famoso cordero segureño.

Vamos a finalizar nuestra aventura en Castril, a gozar de su maravillosa Cerrada del río. En resumen, de su espectacular relieve. Además de pasear por las calles de fachadas blancas. Recorreremos alguno de los senderos de su Parque Natural. En conclusión, dejaremos que el recuerdo de tanta belleza nos envuelva los sentidos.

¡No dejes que te lo cuenten!

 

Fuente información: viajar.elperiodico.com, turgranada.es,

Fuente imágenes: turgranada.es, pixabay, cadenaser.com, baza.ideal.es, webdebaza.es, trebol-a.com,

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *